Sin sal, no hay sabor!

Para mí, casi imposible eliminar la sal, todo lo contrario, me he vuelto una adicta a las sales marinas y minerales, cuando quiero comer algo rapidíto saco mis casabitos y los baño en aceite de oliva y sal marina.

Ya pedí que me trajeran de “Los Roques” a ver que tal. Mientras me puse a indagar por la web sobre las sales y me tropecé con esta página que me parece divina!, mucha información de interés para quienes no sabemos vivir la vida sin sabor!.

Entradas populares