El desayuno de hoy

Hoy te serví en el desayuno, mi corazón, con mucha miel, para que te lo comas completo, sin que quede un solo pedacito, te relamas la boca de gusto, saborees tu lengua con mis virtudes y quedes satisfecho. Así no necesitaras otro alimento. Te doy mi corazón con mucha miel para que te lo comas tu solo. Buen provecho amor.

Entradas populares