2/4/2009

Rosalinda en Caracas

Un nuevo espacio abre sus puertas para aquellos amantes de la noche, no es un restaurante, es un lugar para ir a conversar, bailar, ver y dejarse ver como decía hace años atrás un reconocido periodista.

Tiene una gran sala de baile para cuando te entre el frenesí, puedas hacer de las tuyas, los baños son provocativos, para cometer una fechoría delante del espectacular espejo rojo, que despierta atrevidas intenciones.

Es una sociedad de muchos jóvenes empresarios que como icono de la sala, pusieron una lámpara en donde colgaron sus más preciados juguetes de la infancia, desde Barbies, Ataris, Legos y cualquier otra referencia de la infancia de estos niños en los 70´s y 80´s, hoy empresarios.

La verdad que de gastronomía no puedo hablar nada, solo confesar que me deleité con el Espumante francés Café de París, Vino espumoso Brut, elaborado a partir de la selección de las mejores variedades de cepas de vino blanco. Café de París presenta las características de un producto de alta calidad respetando las normas con las que debe cumplir un buen champagne para el disfrute de los paladares acostumbrados a la divina experiencia de confabularse con las burbujas!, acompañado a la mejor manera de una Caracas insólita, como abre bocas Tequeños mojados en Fondue de chocolate y Mini Hamburguesas, una mezcla absolutamente cosmopolita.

El sitio queda en La Calle Madrid entre Veracruz y Caroní, Las Mercedes, Caracas.

Publicar un comentario