Cada evento una experiencia diferente, la humildad fue el mejor plato de ayer

marzo 20, 2010

Ayer 19 de marzo, fue la noche de sabores argentinos que llevamos a cabo en los espacios abiertos de Casa Mall, en alianza, mi empresa de producciones de buenas ideas y la gente de Vinos Para Todos, nunca antes había trabajado con ellos, esta es la 1era vez. No quería acostarme a dormir sin antes postear algo al respecto. Tenía meses que me había negado a montar algún evento que tuviese como tema la gastronomía y el vino, pero al final lo hice. Lo hice porque es parte de mi trabajo, porque parece que me gusta la adrenalina y el estrés que significa montar un evento que por más pequeño que sea, siempre hay mil detalles que cuidar y te genera una presión, que solo lo que estamos en esos momentos detrás de bastidores lo sabemos, sobre todo en esta Venezuela querida, que hacer cualquier cosa, significa el doble de esfuerzo que en cualquier lado, son tantas razones que significaría escribir un libro completo al que llamaría "La irracionalidad de dar de comer" , porque se vuelve de pronto en un acto u objetivo que pareciese que no tiene sentido, algo irracional. Mil cosas pasan antes que el comensal llegue a su puesto y se siente a disfrutar de las ofertas que uno planifica apasionadamente, sonríen, disfrutan, yo lo hago muchísimo también, no reparo en detalles porque lo importante es la compañía, y las ganas de disfrutar. Parece mentira, estoy agotada, me he dedicado todo el día a reflexionar los mil detalles que habrían que mejorar, de pronto pienso !no más!, mejor me dedico a otra cosa, pero no lo puedo evitar, a esta hora ya tengo el próximo evento pensado, ya comencé a contactar a quienes quiero involucrar, ya tengo el tema pensado. Puedo hacer mil cosas que de gastronomía no tienen nada que ver, pero es inevitable, es mi adicción, me encanta intentar, y me moriré haciéndolo!. Ayer fue una experiencia nueva, todos los eventos son diferentes, la gente es diferente y por ende los resultados también. Le dejé la responsabilidad de los platillos a Chucho Rojas, quien una vez más demostró su inteligente manera de proceder, junto a su mano derecha, la dama Leonor Sambrano, digna representante de la femina venezolana, embraguetada y entregada, que satisfactoria experiencia con su valiosa colaboración. Vanessa Barradas me demostró que en las chiquitas es donde se demuestra el gentilicio, allí estuvo, dando una mano sin el menor reparo, le agradezco su honesta participación, no puedo nombrar a todos los que anoche estuvieron allí porque no me quiero poner fastidiosa, pero la verdad es que anoche si algo aprendí esta vez, no fue de nuevos aromas y sabores, sino de la calidad de muchos venezolanos que me dieron un mensaje anoche, hay que unirse, hay que ser solidarios, hay que aprender, hay que ser humildes. Ese fue el mejor plato que me comí yo ayer!

You Might Also Like

10 comentarios

Like us on Facebook