Los platos sucios no se lavan en casa

Fiestas, risas que se dejan colar, miradas van y vienen, mordiscos, saborear y ensuciar es lo que te lleva una espontánea y natural entrega que luego deja la mesa sucia, los cubiertos regados, el mantel manchado, ¿comedor público?, ¿comedor privado? Yo no lo sé… pero esta vez los platos sucios no se lavan en casa.

Entradas populares