De Sardinas, que no es en lata, sino en el mismo plato

junio 07, 2011



De la misma lata no, eso es lo que faltaba, pero si del mismo plato, uno, dos, tres, cuatro, cinco… y seis, si la numero seis de un gran plato que solo se comparte en esa mesa, regularmente vestida con manteles de flores y macetas de malojillo, con aptitud casi suicida, como quien no quiere la cosa. Así como una sardina, me acuesto en ese plato, que no es una lata, tampoco una cama, es una locura que genera a quien es muy creativo y se entrega a inexplicables experiencias.
Indagando el tema, para los que lean, no pierdan el tiempo, algunas cosas buenas tiene el comer muchas sardinas.
Sardinas:
Se dice que las sardinas que son una población es un conjunto de organismos o individuos de la misma especie que coexisten en un mismo espacio y tiempo y que comparten ciertas propiedades biológicas, las cuales producen una alta cohesión reproductiva y ecológica del grupo, formando parte de poblaciones gregarias, vínculo no siempre es permanente y se produce con un solo fin, como puede ser la migración, la defensa mutua o la búsqueda de alimento.
La sardina es un pescado azul o graso -posee casi 10 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne- y es muy buena fuente de omega-3, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos, además de aumentar la fluidez de la sangre, lo que disminuye el riesgo de aterosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de sardinas y otros pescados azules en enfermedades cardiovasculares. Su contenido proteico también es elevado. Vitaminas como las del grupo B, B12, B1 o Niacina, también grandes cantidades de A, D y E. En cuanto a los minerales, la sardina contiene fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y yodo.
Como verán, comer sardinas no es malo, lo peligroso es, echarme en ese mismo plato. Me levanto, nado y me voy!.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook