21 feb. 2012

Amargo de Angostura 193 años de su creación



En 1819 una epidemia de cólera azota a la población de Angosturas, cuyo nombre hace honor al hecho de estar ubicada en la zona más estrecha del Río Orinoco en Venezuela; entre los galenos a la orden de Simón Bolívar estaba en la hoy llamada Ciudad Bolívar  un alemán llamado Johann Gottlieb Benjamin Siegert, quien se tenía la responsabilidad de atender a los soldados durante la “Guerra de la Independencia”, su historia política viene desde Europa, en donde participó médico traumatólogo del batallón de Cazadores de Magdeburgo, participa en la campaña contra Napoleón Bonaparte que culmina con la batalla de Waterloo (18 de junio de 1815). Desmovilizado, retorna al ejercicio de su profesión. Contratado por Luis López Méndez, agente venezolano en Londres, Siegert llega a Angostura el 1 de agosto de 1819 con el nombramiento de cirujano de regimiento en el Ejército venezolano. Médico mayor y traumatólogo del Hospital Militar de Angostura (1820), asume la dirección médico-quirúrgica de los hospitales militares de Guayana (1820-1846).

Como investigador, se dedicó a utilizar las hierbas aromáticas como posibilidad al servicio de la medicina, probando con algunas como la Genciana, Quina, Sarrapia entre otras tantas, entre sus posiciones mágicas elaboró  una que su principio fue eliminar mareos y malestares estomacales, cuya formula en los actuales momentos sigue siendo un secreto guardado por sus descendientes, sin embargo  estos son algunos de los ingredientes que lleva este particular líquido, Corteza de angostura, Pasas , Manzanilla, Semillas de cardamomo,  Canela en rama, Gensiana, Jengibre, y un mezclún de otras plantas y hierbas aromáticas secretas, que usado en proporciones reducidas da un sabor discretamente amargo a muchos platos o cocteles.

Todo esto sucede, mientras en nuestro país se desarrolla el Congreso de Angostura  en el mes de febrero de 1819. Por esa razón me pareció muy interesante traer a colación este maravilloso invento, que para la fecha, aunque ya no se produce en Venezuela, ni pertenece a ella, es aquí en nuestras tierras donde se originó.