Historia de una guía que provoca el hambre y quita el sueño


Lo que comenzó como una simple guía de recomendaciones de talleres mecánicos, caucheras y lugares o paradores para comer algo ha terminado siendo la más importante para cualquier restaurante y cocinero, la guía roja Michelín, más de 100 años recomendando lo mejor para comer.

La guía se edita por primera vez en 1900 por los hermanos Michelín, con un concepto totalmente publicitario, dirigido a los 2.400 automóviles que ya existían en Francia, la cual era obsequiada al comprar los neumáticos, la misma contenía lista de los mecánicos, los médicos, planos de algunas ciudades y lista de curiosidades.
20 años después comienza a comercializarse, enriqueciendo su contenido comienzan aparecer recomendaciones de restaurantes, posiblemente para aquellos viajeros que transitaban por Francia recorriendo nuevas fronteras, lo que dio inicio a crear un equipo de anónimos visitantes para hacer la crítica gastronómica.
En 1931, tres décadas después de su primera publicación, comienzan aparecer las asignaciones de una a tres estrellas.
En 1945, época de post guerra en donde se hace difícil asignar estrellas en un momento donde la economía no era la propicia para ofrecer mesas gloriosas deciden crear la estrella blanca, en cual sigue hasta nuestros días.
En los años 70´s fue un momento de gloria para la guía, las personas comienzan a salir a cenar los fines de semana, lo que obliga que la rigurosidad y anonimato de sus críticos se mantengan muy protegidos, las ediciones aumentan y se expande a otros países.
A partir de 1989 dan inicio a una serie de asignaciones que con los cambios culturales lo requiere, aparece el Big Gourmand recomendaciones de restaurantes de pequeño y mediano formato  con una buena relación calidad / precio formando parte de las necesidades de sus lectores.

¿Y como se adjudica una estrella Michelín?
Los inspectores de Michelin visitan cada lugar cada 18 meses, a menos que esté desplazándose hacia arriba o abajo en la escala. Un candidato a una estrella recibirá cuatro visitas; un restaurante de dos estrellas recibe 10 antes de llegar a tres. Los inspectores proceden de toda Europa, para garantizar consistencia. Las visitas son anónimas y Michelin paga la cuenta. Los inspectores pasan de viaje tres de cada cuatro semanas, se alojan en un hotel diferente cada noche y toman el almuerzo y la cena en un restaurante diferente cada día. Escriben un informe de cada comida. En un lado de la hoja califican servicio, decoración y ubicación, y en el otro trazan una gráfica sobre la calidad de la comida. Una estrella significa muy buena cocina en su categoría; dos, cocina excelente que justifica desviarse del camino, y tres indican cocina excepcional, que "merece el viaje".
Cabe destacar que las guías Michelín están editadas por zonas o países.

Aquí les dejo un link que está muy interesante revisarlo.


Entradas populares