Lo que fue el Salón

noviembre 07, 2012



De las tres estaciones de vinos, 
una era la de vinos de España y el repetidamente nombrado Vino Naranja, 
del que luego escribiré al respecto.

El salón de la agencia de Festejos La Esmeralda, fue el marco del undécimo Salón Internacional de Gastronomía, mejor conocido como el SIG. En esta oportunidad los invitados internacionales como Jorge Rausch o Martha Ortiz Chapa, fueron la atracción principal.

Este año, muchos detalles fueron notables para los que asistimos a ese encuentro, que por lo general se dan cita, no solo los cocineros profesionales, estudiantes, gourmet, sibaritas, y medios de comunicación para actualizarnos en las novedades tanto de cocina como de bebidas y nuevos productos.

Lamentablemente el espacio, o la distribución del mismo, no ayudó a la asistencia que al entrar se consiguiera con un gran espacio abierto sin ningún tipo de orientación o vía a tomar, la circulación no estaba dirigida.  Eso hizo que muchas personas se perdieran de recorrer las instalaciones completas.  

En el caso de las estaciones de vinos, el público en general tiene más de una década acostumbrada a ir, con copa en mano a degustarlos, uno detrás de otros, esta nueva edición se volvió a sentir como la del año pasado, la situación adversa que viven los distribuidores de licor en Venezuela. Solo asistieron Pomar, industria productora venezolana, y dos estaciones más. Eso hizo que muchos de los asistentes no vivieran la experiencia acostumbrada.

El Gran Salón Cocina, lleno de una rica programación fue a mí parecer lo que mas fuerza tuvo en esta oportunidad, pero sin duda alguna que para apreciar la intervención de los exponentes era sumamente difícil porque el mobiliario de cocina estaba a mayor altura de la visual de los asistentes que estaban sentados esperando cada muestra.

En Venezuela, es obvio que hay una anarquía que se siente en cada rincón y espacio, no hay evento al que uno presencie que no se note el desorden del público, yo no solo he ido a eventos gastronómicos, he asistido a eventos de todo tipo y el desorden está a la orden del día. Aquí no fue la excepción, los eventos son como las parejas, se baila entre dos. Los organizadores y los asistentes. Y en términos generales, sea por la situación que se viva en Venezuela, la falta de profesionalismo, la de civismo, estamos cayendo en la lamentable costumbre de aceptar lo que sea.


Otra de la novedades fue la presencia de la empresa que entra a Venezuela
Pizza del Cuore, Academía de la Pizza.


Este año, los que si disfrutaron el SIG, fueron los estudiantes de Cocina y de Sommelier, compartiendo con expertos, intercambiando ideas y conociéndose. El público en general, no tenía mucho que buscar o encontrar en esta oportunidad. Creo que es un tema que hay que tomar muy en cuenta, de seguir haciendo este encuentro.
Así como también darle patio o tarima a nuevos talentos, son como muchos años viendo a los mismos protagonistas de siempre, por lo tanto de mi parte, nada de que sorprenderme.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook