Cada plato con su historia, y con la mía también.

enero 07, 2013





Tal como lo había planificado, hoy daría inicio a mis post de gastronomía del 2013 con mayor regularidad, a pesar que mis horas en estos días están sobre saturadas de momentos  para mi que son muy importantes, me he robado un tiempo para postear algo.

Escribir sobre gastronomía, sobre vinos y de quienes son los mejores cocineros y mis experiencias como “Gourmet”, “Sibarita” o “Gastronauta 2.0”, no importa la definición, en fin,  es solo un pretexto para disfrutar y compartir de lo que me gusta, el hecho de comer acompañado cada plato con sus historias. Cuando pruebo una receta, es más interesante que esté rodeado de historia y anécdotas siendo el mejor aderezo en una mesa. Mi curiosidad no se limita al sabor y al contexto del restaurante, o del espacio en que esté servido el manjar,  me gusta indagar un poco más, un plato para mí tiene que tener personalidad propia, su historia, aunque sea la mía propia, porque las busco y las creo para hacerlo más atractivo. No me complace aquello que no tiene un aura de acontecimientos. Me parece que la vida sin contrastes es absolutamente aburrida.

Comer una ostra debe significar para mí, evocar viajes, circunstancias, instantes sublimes que me hagan trasladarme a un tiempo, al final… lo que me gusta es crear una película de mi propia vida, ser la protagonista con mis propias experiencias.

Tomar un vino, debe envolver desde el momento que abro la botella, con su merecido ritual, viajar con sus aromas por un buen rato, para luego al observarlo y llevarlo lentamente a mi boca, disfrutar de sus sabores, como los mejores besos recibidos en la vida.

Tomar una miga de pan, debe significar un acto de religiosidad, compartir y alimentar mi cuerpo, porque cada acto que llevo a cabo, lo vivo con el mayor sentido del disfrute para acumular experiencias, dos posiciones en la vida que dan riqueza a tu  existencia. Disfrutar y adquirir el conocimiento.

Comer, beber y escribir de gastronomía, es una tarea que lleva por finalidad compartir con quienes te leen que hay una posibilidad de apaciguar las asperezas de la rutina, el disfrutar de comer te enseña a comprender muchas culturas, te enseña que el amor es otra necesidad y que puedes abrir un gran universo para quienes piensan que esto es solo un capricho, comer con gusto es un arte que se aprende con la vivencia.


Espero compartir, sin mayores pretensiones, esa experiencia, con la finalidad que cada día, más y más personas, hagan del ritual de comer y beber un momento de vida absolutamente apreciable e inolvidable. Vivir con placer. Comer con gusto.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook