El Romero, testigo imperecedero

enero 18, 2013





El Romero mi amuleto de la suerte y testigo de hermosos recuerdos.
El ruido del avión y la voz del capitán dando las instrucciones en caso que el avión sufra una caída llegaban a mi cerebro como un ruido lejano que apenas entendía. Despegamos, a solo poco tiempo estaría de regreso a mi realidad, a la siempre, a la que fui por unos días me hizo bien, pero era prestada, de eso yo estaba totalmente clara.
Ya estoy de regreso de haber disfrutado normales momentos con algunas de las personas que más amo en la vida, días de tranquilidad absoluta, largos silencios, miradas cómplices de quien te pide que no le pongas en evidencia que se comerá otro paquete de galletas.
Cada mañana, esta misma vista fue el testigo de mis pocos minutos de soledad, la hora de tomarme el café, muy temprano en la mañana, la planta de Romero enfrente despidiendo su aroma refrescante como gritando, ¡Hoy me usarás en unos de tus platos!, apenas podía decirme eso porque a los minutos una personita aparecía en escena y ya no tenía tiempo ni de hablar con las ventanas y sus integrantes.
Ya estoy  de nuevo aquí, y regreso con muchas ganas, muchas ideas. Este año no dejaré pasar algunos de mis proyectos, esos que suspendí por darle más importancia a otras cosas, esos que con un mientras tanto los puse de lado. Es el momento, me lo dice la intuición, esa que se desarrolla y tomas conciencia con la experiencia misma, porque hago ecuaciones de mi vida, y en realidad he hecho lo que he tenido que hacer y de hoy en adelante me toca hacer lo que yo quiero.
En mi hogar, habrá siempre una mata de Romero, no solo por su aroma y suculento sabor, será mi amuleto para recordar días enteros de tranquilidad, de amor y motivaciones para no dejar de reinventarme ni perder ese optimismo que llevo a borbotones por dentro.

Historia
Los antiguos habían dado al romero el nombre de hierba de las coronas porque se entrelazaba en éstas con el mirto y el laurel. En algunos países, se coloca aún una ramita de romero en manos de los difuntos o se planta sobre su tumba.
En el lenguaje de las flores, el romero es símbolo de la buena fe y la franqueza.
En Europa en la Edad Media circulaba un tratadillo sobre las virtudes del romero, atribuido a varios autores (por ejemplo Arnaldo de Villanova), que contenía varias recetas para mantener la salud. El romero es uno de los ingredientes en la receta del bálsamo de Fierabrás de Don Quijote (I: XVII).
En Andalucía, donde esta planta es muy popular, se dice que el romero prestó asilo a la Virgen María en su huida a Egipto (en vez de atribuirlo al enebro como en otras partes) y que trae suerte a las familias que perfuman con él su casa en Nochebuena.


En la Cocina.
Se ha usado desde la antigüedad en carnes y aves, no sólo para sabor izarlas sino para evitar su descomposición, por sus atributos como antioxidante, actuando sobre hongos y bacterias, evitando la pronta descomposición de los alimentos.
Su sabor es intenso, aromático y va bien con casi todo. En algunos casos es recomendable usarlo con moderación.  En esta oportunidad lo usé mucho. Ya iré posteando cada receta, apenas llegué ayer y tengo mucho que hacer.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook