El infinito mundo de la gastronomía en la red


La foodiemanía tomó al mundo. Las fotografías culinarias publicadas en internet se cuentan a millones, puedes pasar un día entero compartiendo y revisando fotos en todas las redes sociales, todo el mundo es fotógrafo, comparte lo que se come, rindiendo culto al gastrónomo Brillant-Savarin (1755-1826)  cuando escribió "Dime lo que comes y te diré quién eres".
Facebook, twitter, instaagran son las redes más populares en donde se publican fotos de pasteles, carnes, quesos, cocteles, nadie se escapa a la tentación de publicar al menos una vez lo que se ha comido ese día, todos, desde gente reconocida hasta las anónimas buscan a través de las imágenes de platos, que son tan provocativas como las fotos relacionadas con el sexo, así lo definieron algunos estudiosos de la psicología y comunicación, la notoriedad a través de las redes sociales.




Este fenómeno ha cambiado la conducta de los comensales, ya no se miran a los ojos, ahora antes de abordar el suculento plato debe registrarlo en su celular o cámara, breves minutos antes de comenzar a comer, es fotografiado el plato como el más reconocido Rock Star, a veces, lo confieso, siento que rayamos que nos excedemos en esto.
¿Qué buscan las personas al registrar sus platos?
De acuerdo a algunos sociólogos, el tema es la notoriedad, y el tema de la culinaria parece inagotable, cabe destacar que es comparado con las fotos de paisajes cuando se está en vacaciones, la gente gusta de compartir lo que está disfrutando.
En el caso de manjares, alimentos y manjares refinados, captadas por los teléfonos inteligentes en los restaurantes a la moda permiten a sus autores la posibilidad de sobresalir del resto de los mortales, es una manera de calificar su estilo de vida, es la verdadera democratización de la información.
Al llegar a un restaurante, y el comensal saca su smarphone más rápido que tomar el tenedor, se comenta detrás de los comensales , no como antes, ¡Llegó un Blogger!, ahora dicen ¡Otro Instagramaniaco!.
Sin embargo, cuestionándolo o no, siendo víctima de ellos, es de recalcar que es un canal de comunicación más, del cual todos los cocineros, restauradores y comensales no deben dejar pasar por debajo de la mesa, el posicionamiento es una fórmula de mercadeo, y la utilidad de las recomendaciones no tienen precio.
El Gusto es Mio no se escapa a ello y como siempre termina un post te invito a seguirme por todas las redes. 

Entradas populares