6 ene. 2014

Continuamos con la historia…



Después de haber llevado mi blog, bitácora personal, con mis experiencias en el mundo la gastronomía, la bebida, el vino y sus allegados, de una manera bien relajada, porque así es que lo concibo y no de otra, regreso este año con muchas motivaciones, esperando que el entorno no se transforme en causa de frustraciones.

Regreso con una serie de actividades que en su momento oportuno los iré develando, entre los que se incluye la colaboración en otros blogs y páginas internacionales con el compromiso de compartir con ustedes, como lo he hecho durante siete años y un poco más, sobre mis experiencias culinarias sin ningún pudor.
Creo que lo más sabroso que tiene la vida es: Aprender, enseñar, compartir, disfrutar, y desde esta ventana haré lo posible por llevar a cabo mis planes basados en estos preceptos.

Este año que pasó, no llevé a cabo ningún evento porque estuve moviéndome de un lado a otro, temas familiares que no vienen al caso, sin embargo para mí ha sido un gran crecimiento personal, comencé muchos planes que tenía trazado y por una circunstancia u otra no los había podido llevar a cabo, y si algo hace que me sienta feliz es que por fin ¡Comencé! Y ahora el gran reto es la continuidad.

Los espero por aquí, sitio en el que por cierto me gustaría leer sus comentarios cuando publique mis post, me gustaría que este año 2014, el blog sea un canal de interacción, como en años anteriores, antes que llegaran las redes sociales, porque me parece maravilloso que gente de otras partes, que no conozco me den su opinión. Al final, un blog es un diario personal para compartir, recomendar, aprender y enseñar, abierto al mundo e ilimitado.

¡Feliz comienzo del 2014! ¡Salud!