26 jul. 2014

Comienza una historia

Y no con otra pretensión que no sea compartir con quienes siempre me leen y disfrutar por un buen rato el ejercicio de tomar un pincel y un tintero e imaginar de vez en cuando lo que podría ser mí mesa en aquel viaje que se  llama fantasía.


Le invité a mi mesa, la idea era compartir letras, pan y vino... así fue


Té para dos, pastel, galletas, cup cakes y la foto de mi bisabuela