29 ene. 2014

¿Está de moda? ¡ No voy !

El rumor voz a voz sobre el prestigio de un Restaurante es, o una bendición o una maldición, hablar bien de un lugar lo memorizan tres personas,  y  si hablas mal, lo memorizan ocho, estadísticas comprobados en el mundo del mercadeo, haciendo de este rumor el rumbo del negocio, o sobrevive o muere.

Como no soy capaz de arruinar a nadie, menos ser asesina de algún negocio que es el sustento de mucha gente, no diré el nombre de a quien le debo una terrible intoxicación. Lo que haré es aportar  algunas recomendaciones que se deben de tomar en cuenta.

La asepsia e higiene en un restaurante es un punto, no solo importante, es indispensable, la salud de su comensal es sagrada, que su cocina esté tan limpia que cualquiera pueda verla y no llevarse la sorpresa de ver zapatos deportivos encima de los enseres de la cocina, no solo es falta de profesionalismo, es legalmente por los reglamentos de sanidad un lugar que no cumpla las mínimas normas legales.

La atención hacia su clientela es uno de los factores más importantes, quizás su plato no quedó estelar, sin embargo la buena atención sobre pasa muchas veces este fallo. Cada cliente es importante y como tal se le debe respeto y mucha consideración.

Si se puso de moda el sitio, y esta ávido de surfear la ola, prepárese para ese momento, no deje que la sobre demanda sacrifique la calidad del sitio.  Un mal comentario es repetido ocho veces aproximadamente y la recordación es de un 90%, una buena recomendación será repetida tres veces, así que vaya sacando cuenta lo que significa ganarse una buena o mala reputación.

El lugar no tiene que ser necesariamente lujoso, a veces nos sentimos mejor en lugares más sencillos, acogedores, sin grandes pretensiones, siempre y cuando se cumplan las mínimas normas de la buena convivencia entre comida, comensal y el equipo que tiene la responsabilidad de servirle a uno, al fin y al cabo eso es lo que se busca. Buena atención y sabrosa cocina.

Su equipo de trabajo deberá estar suficientemente entrenado para cuidar ciertos detalles, como la manera de poner los platos y cubiertos, el estado de limpieza, la ropa del mesonera o quien esté a cargo de la atención de la clientela.
Reconozco, que después de haber escrito este post, reflexionando un poco, jamás debí entrar a ese sitio al que por aprovechar sus quince minutos de fama, llevo más de una semana con  malestares gracias a una intoxicación.


Lo único que me queda de todo esto es ¿Está de moda? ¡No voy! 

Tres fotos de momentos que recomiendo evitar en su grande o pequeño restaurante:


¡Con las manos limpias por favor!


¡Una mesa a la vez por favor! 


¡Flambeado Chic! 

13 ene. 2014

Moonshine Whisky para viajar a otros tiempos

Probar nuevos productos y marcas es una de la actividades más apreciadas para quienes nos gusta el mundo de la gastronomía, en la que hoy día el termino también incluye vinos y otras bebidas. Esta vez el viaje sensorial fue a través de un Whisky elaborado a la manera de antaño.

En un ambiente muy bien organizado, en la Quinta Larraul, lugar y templo de los amigos Angel Duran y Habib Rabbat Directores de Trinum, en sus espacio en donde realizan eventos  privados y corporativos. Fui invitada con un grupo de amigos para disfrutar en el marco de las celebraciones de fin de año, una cata de destilados.
Probamos seis destilados cuyas etiquetas no habían pasado ni por mi vista, no las recuerdo, y menos por mi paladar, y aún siendo en otros lugares algo común, para como están las cosas en Venezuela, el tema se transforma en una cata muy especial.
Entre los destilados probamos uno que me gustó mucho (me gustaron todos, ya les iré contando uno por uno) el diseño de su botella me cautivó a primera vista, luego su sabor y rematando con su historia.
Su nombre hace un homenaje a la historia de los tiempos de la prohibición de bebidas alcohólicas en USA, los fabricaban licor escondían su producto de muchas maneras, aprovechando las noches de Luna Llena para hacer sus entregas y distribución, Moonshine hace alusión a estas épocas de clandestinidad.


La marca Moonshine también tiene una edición limitada de whiskey, el cual posee un enigmático empaque, que a simple vista, parecen dos libros, pero al abrir uno, es el realidad el compartimiento de la bebida. 
La botella conserva el estilo y la forma de aquellos tiempos, está marcada con el logo de Moonshine, un lobo ahuyando, las páginas del libro, podrían parecer de poca relevancia, pero en realidad poseen la historia de la compañía. La portada tiene la frase: "Freedom to shine" (libre para brillar). Este empaque de lujo, está limitado a 500 unidades numeradas. El Whisky es el mismo que se fabricaba en la época de la prohibición, hecho a base del maíz.
El Whisky Moonshine se produce en USA, Estado de Virginia, manteniendo su elaboración artesanal proveniente del licor de maíz y destilado cuatro veces en contenedores de cobre, conservando las mismas características que en la época de Ley Seca, para obtener el mismo sabor y características de antaño.
Su sabor y aroma son evocadores del cereal, con sabores dulces, inclusive miel, retrogusto equilibrado, permanece en boca por un buen rato, produciendo un estallido de sabores muy agradables a mi paladar.
Un Whisky que no debe faltar en los anaqueles de coleccionistas de bebidas que te ayudan a pasear por diferentes experiencias sensoriales.


6 ene. 2014

Continuamos con la historia…



Después de haber llevado mi blog, bitácora personal, con mis experiencias en el mundo la gastronomía, la bebida, el vino y sus allegados, de una manera bien relajada, porque así es que lo concibo y no de otra, regreso este año con muchas motivaciones, esperando que el entorno no se transforme en causa de frustraciones.

Regreso con una serie de actividades que en su momento oportuno los iré develando, entre los que se incluye la colaboración en otros blogs y páginas internacionales con el compromiso de compartir con ustedes, como lo he hecho durante siete años y un poco más, sobre mis experiencias culinarias sin ningún pudor.
Creo que lo más sabroso que tiene la vida es: Aprender, enseñar, compartir, disfrutar, y desde esta ventana haré lo posible por llevar a cabo mis planes basados en estos preceptos.

Este año que pasó, no llevé a cabo ningún evento porque estuve moviéndome de un lado a otro, temas familiares que no vienen al caso, sin embargo para mí ha sido un gran crecimiento personal, comencé muchos planes que tenía trazado y por una circunstancia u otra no los había podido llevar a cabo, y si algo hace que me sienta feliz es que por fin ¡Comencé! Y ahora el gran reto es la continuidad.

Los espero por aquí, sitio en el que por cierto me gustaría leer sus comentarios cuando publique mis post, me gustaría que este año 2014, el blog sea un canal de interacción, como en años anteriores, antes que llegaran las redes sociales, porque me parece maravilloso que gente de otras partes, que no conozco me den su opinión. Al final, un blog es un diario personal para compartir, recomendar, aprender y enseñar, abierto al mundo e ilimitado.

¡Feliz comienzo del 2014! ¡Salud!