Vinos del Perú, retomando una historia llena de aventuras

enero 17, 2015

Cuando la bebida que nos evoca la cultura de Perú es el Pisco,  licor  perteneciente a un variedad de aguardiente de uvas autóctonas como la Quebranta de la especie Vitis Vinifera, producto de una mutación especial para  las condiciones del suelo y clima de la provincia de Pisco, es usada para la elaboración de un vino tinto, sorprenderse y probar es un paso a dar sin desperdicio.
Dos productores, Jose Moquillaza y Camilo Quintana, socios, se aventuran a producir un vino “gris” en Perú, que aún se considera que está en periodos de prueba, con una vinificación tradicional buscando expresar la zona de origen San Juan de Ihuaco, confiriéndoles características al vino que asombran al saber con la uva que fue elaborado.



En de Catas Food & Life, se llevó a cabo una cata convocada por Melina Bertocchi, amiga, colega y sommelier quien visitó Venezuela, país en el que durante mucho tiempo vivió y conoce a profundidad, haciéndonos probar tres vinos y un Pisco, aporte de María Mercedes Nouel,  para finalizar, armonizado con el chocolate Cacao Suyo, de origen peruano.
·         El primero que probamos fue un Sauvignon Blanc de Intipalka, Bodega de la familia Quereilo, año 2014.
·         Segundo un Chenin Blanc Reserva de las Bodegas Tabernero, año 2013.
·         Tercero un vino elaborado con la cepa Quebranta (propia del Pisco) de Quebrada de Ihuaco de El Quintanar, sociedad agro industrial, año 2013.
·         Terminando con Pisco Cholo Matias y chocolate Cacao Suyo

Las características del vino Quebranta de Ihuaco son muy particulares, su color ambarino hizo dudar de algunos especializados del mundo del vino como un vino oxidado, lo cual después de indagar es el color ambarino de un vino clarete.
En nariz tiene expresiones aromáticas a miel, frutos secos, notas minerales lo cual al ser probado en boca presenta características totalmente diferentes, presentando sabor áspero que se disipa rápidamente, sin mayores expresiones en boca, siendo un vino para beberlo con la gastronomía peruana de la calle, del día a día y de módico precio.







Una experiencia, para quienes queremos ampliar nuestra lista de sabores y expresiones, e ir conociendo vinos que comienzan a nacer y seguir su evolución dentro de algunos años.

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook