Mucho color , buen sabor y rica conversación

Para alegrarle el día… le hacía falta, saque de mi nevera estos tres ingredientes que combine con lo que logré una pasta conversada y disfrutada. Nada excepcional, langostinos envueltos en aluminio bañados en aceite de oliva y sal marina, una pasta tres colores y una salsa de tomate natural absolutamente casera. Lo más sabroso fue la conversada, sacamos libros de las obras de Picasso, a ver a ver!, escogiendo el tatuaje que se quiere hacer, inspirado en este malhumorado genio, le gustó dos obras en particular, Violines y uvas - 1912, y Vida inmóvil en un piano - 1912.

No estábamos para vinos hoy, mucha tensión y el ruido casi no nos ha dejado relajarnos.

Un almuerzo sin duda alguna llena de color, composición y conversación, fue sabroso almorzar con mi hijo. él es músico.

Entradas populares