Antoni vino a desconstruir pre-juicios

Escuchar a Antoni Bourdin fue una experiencia bien agradable, me gustó muchísimo por la actitud y posición que asume ante la sencilla y simple realidad de llamarse amante de la cocina, se ríe del manejo que han hecho los medios de mitificar a los Chefs, no se considera un “Cucine Star”, es un cocinero que no cocina, conductor y productor de su propio programa y no es ni locutor, ni periodista, en su vida no hay limitaciones académicas, le gusta la música de Jimmi Hendrix… obvio!, a hecho de su placer, su modo de vida, viaja para probar cuanto se le pone delante y escribe novelas policíacas, todo un personaje. A Antoni Bourdin le pude percibir que le fastidia preguntas rebuscadas, que aconseja a los periodistas, que más que escribir de cocina la disfruten, si tuviese que envenenar a algún personaje de sus novelas lo haría alimentándolo con excesivas dosis de comida Mac Donalds, considera loco al que se le ocurra montar un restaurante, probó la Reina Pepiada y seguramente vendrá a comer todas esas porquerías que son una delicia, oirlo y verlo ha sido una extraordinaria experiencia total, me causo tanta gracia y placer oír cada respuesta, mucho me reí, todas estas declaraciones por supuesto luego se van a cansar de leer en los varios artículos, reseñas y entrevistas de los medios que allí estuvieron, Antoni Bourdin hizo que saliera muy feliz al darme cuenta que el camino que comencé a recorrer no esta para nada fuera de la absurda y dadaísta realidad que rodea mi vida y que te puede llenar de satisfacciones.

Antoni Bourdin vino para descontruir posiciones absurdas y construir practicas sabrosas a la hora de considerarse un conocedor gourmet.

Entradas populares