19 sep. 2012

Bienvenido a Venezuela, Extra Brut de Bodega Del Fin del Mundo





Llega a los anaqueles de Venezuela, el espumoso Extra Brut de la Bodega Del Fin del Mundo ubicada en la Patagonia argentina, importado y distribuido en  por Fusari. La Bodega Del Fin del Mundo es la productora vitivinícola de esa región con la mayor cantidad de reconocimientos a sus vinos logrados en catas a ciegas en prestigiosas competencias internacionales, la de tecnología más avanzada y respaldada por la asesoría enológica de Michel Rolland, el enólogo francés más reconocido en el mundo del vino.



El Espumante Extra Brut Del Fin del Mundo está elaborado en un  80% con uvas Pinot Noir y con un 20% de la cepa Chardonnay. Ha sido elaborada siguiendo el método tradicional francés, o méthode champenoise, con conservación sobre levaduras durante 12 meses bajo temperatura controlada a 14º centígrado y conservación con corcho por espacio de 3 meses. Su tiempo estimado de guarda es de dos a cuatro años.

Nota de cata:
Vista: Brillante, con un  delicado color salmón de reflejos cobrizos; presenta una burbuja fina y abundante y una corona blanca y persistente.
Nariz: Aromas a fruta tropical, con recuerdos de levadura, frutos secos, ligeras notas de tostado y delicadas flores blancas.
En boca: Entrada fresca y un largo recorrido con burbujas presentes e integradas; es cremoso, armónico, con largo final de frutos rojos, siendo una característica no muy común en este tipo de vinos, lo que hace una diferenciación.

Los vinos de la Bodega Del Fin del Mundo son traídos al país por la empresa venezolana Distribuidora de Alimentos Fusari, que se destaca por su portafolio gourmet de alimentos, vinos y destilados.

Bodega Del Fin del Mundo
La Bodega Del Fin del Mundo fue creada en 1996, sobre una parcela de 3.200  hectáreas, en tierras situadas en la localidad de San Patricio del Chañar, Provincia de Neuquén, Argentina.

Las características desérticas de su suelo y clima, la amplitud térmica de más de 20º.C entre el día y la noche, intensa luminosidad y fuerte y permanente viento –que ha obligado a los ingenieros a diseñar sistemas de barrera y protección para las vides, pero que tiene la virtud de alejar a las plagas-, permiten a esta bodega la obtención de vinos de primera calidad sin necesidad de agroquímicos.

El objetivo de la Bodega Del Fin del Mundo en producir vinos de alta calidad con la asesoría externa del reconocido enólogo francés Michel Rolland, una de las personalidades más influyentes en el mundo del vino y con la dirección enológica del destacado enólogo argentino Marcelo Miras.

Las Tías saben a fiesta

De queso, chocolate, guayaba y queso, cómplice de nuestros sabrosos e inolvidables momentos, como buenas tías, desde hace casi 22...